INFLUENZA / La Gripe

El virus influenza ha acompañado al hombre desde hace cientos de años. La denominación del virus y de la enfermedad parece tener su origen en el siglo XV en Italia, donde una epidemia de esta enfermedad fue atribuida a la influencia de las estrellas. Esta curiosa, poética y mágica asociación no ha sido demostrada (ni desmentida) hasta nuestros días, aunque seguimos observando su aparición como un fenómeno estacional que tiene una intensidad variable.

La infección por virus influenza, representa una de las múltiples infecciones respiratorias que pueden afectar al hombre. Sin embargo, se diferencia tanto desde el punto de vista epidemiológico como clínico.

La nomenclatura del virus influenza reconoce tipos (A,B y C) los que se basan en las características de su proteína de nucleocápside. En el virus influenza A, se distinguen subtipos, basados en las características de sus proteínas de envoltura llamadas hemaglutinina (H) y neuraminidasa (N) Si bien se conocen al menos 15 hemaglutininas y 9 neuraminidasas diferentes, en el hombre se han reconocido sólo 3 hemaglutininas (H1,H2,H3) y dos neuraminidasas (N1 y N2).

Cada cierto número de años ocurre un cambio (shift) por recombinación de los genes del virus y se traduce epidemiológicamente en una pandemia. Las pandemias se caracterizan por un aumento universal de los casos notificados, un cambio significativo en el perfil etario de la población afectada y un aumento significativo de la severidad de la infección (mayores complicaciones, mayor mortalidad). En los últimos 100 años, han ocurrido al menos 5 cambios de subtipo de influenza A que han causado pandemias:


1889

aparece

subtipo
 

H2N2

1918

aparece

subtipo
 

H1N1 (gripe hispánica, 20.000.000 muertos)

1957

(re)aparece

subtipo
 

H2N2 ( gripe asiática)

1968

aparece

subtipo
 

H3N2 ( gripe Hong Kong)

1976

(re)aparece

subtipo
 

H1N1


Desde entonces circulan en la comunidad los subtipos H1N1 y H3N2, con variaciones anuales en la predominancia de cada una. Entre los años pandémicos, existen períodos en que el virus causa anualmente brotes epidémicos meas limitados.

Estos brotes son causados por virus con variaciones antigénicas que son parcialmente controlados por la inmunidad de rebaño de la población.

Gripe.

Desde el punto de vista clínico, el virus influenza produce una enfermedad que comunmente se conoce como gripe. Esta se caracteriza por el comienzo brusco de fiebre, con calofríos, dolor de cabeza, malestar general, mialgias difusas y tos seca. A las 24 horas se agregan dolor de garganta, congestión nasal y tos con desgarro. Además de estos síntomas las personas afectadas pueden tener conjuntivitis, dolor abdominal, nauseas, vómitos y ocasionalmente diarrea. La gripe dura 5 días en promedio, aunque algunos pacientes refieren que quedan con síntomas generales como cansancio y malestar general por 2 semanas.

Gripe o Resfrío: No confundir.



Sintomas

Resfrío

Gripe

Fiebre


Infrecuente o baja

Alta (39-40 gradosC)

Dolor de cabeza

raro

Intenso

Dolores musculares

leves

Moderados a severos

Decaimiento, fatiga

leve

Prominente (hasta 2-3 semanas)

Postración, falta de fuerzas

no

Precoz y marcada

Congestión Nasal

frecuente

Algunas veces

Estornudos

frecuente

Algunas veces

Dolor de garganta

frecuente

Algunas veces

Tos

Seca, luego húmeda

Frecuente, seca.Moderada a intensa

Dificultad para respirar

raro

Moderada. (intensa si se complica)


 

La influenza es altamente contagiosa. Se transmite por contacto directo persona a persona a través de gotas de secreciones respiratorias (al hablar, toser o estornudar), y por contacto con manos o artículos contaminados con secreciones respiratorias. El período de incubación es 1 a 3 días.

Las principales complicaciones son neumonia, bronquitis obstructiva, sinusitis. Con menor frecuencia se observa miositis aguda, encefalitis, sindrome de Reye (con uso concomitante de aspirina).

 

VOLVER >>